La depresión en la ancianidad

La depresión en la ancianidad

Ante la depresión en las personas ancianas, la proximidad, el cariño, la atención continua en los cuidados, como prevención eficaz.

En la población anciana, la reducción del soporte sociofamiliar y del estatus socioeconómico y el mayor aislamiento social en el aspecto psicosocial, la frecuente aparición de enfermedades físicas, acompañadas frecuentemente de discapacidad, en lo físico, y procesos neurodegenerativos, en lo biológico,  conforman un escenario idóneo para la parición de cuadros depresivos. Así la depresión y la demencia son las enfermedades más frecuentes en las personas mayores.

En este interesante artículo que hoy nos ocupa y cuyo enlace os ofrecemos más abajo, su autora, la Doctora en Farmacia Adela-Emilia Gómez Ayala, tras ofrecer estadísticas al respecto y analizar la patogenia o las situaciones que propician la depresión, destaca la importancia de un entorno adecuado para la detección y observación ciertos comportamientos  asociados a la misma. Finalmente hace unas observaciones sobre el tratamiento farmacológico. Si bien el artículo no es nuevo, pues se publicó en el número de octubre de 2007 de la revista Elsevier, sobre ciencia y conocimiento, lo traemos a colación pues la prevención de la depresión en la ancianidad, al igual que la de otros males que aquejan a este segmento de la población, está permanentemente presente en la actividad de Residencia Arbildu.

 

«Es importante un entorno adecuado para la detección y observación de ciertos comportamientos sintomáticos»

La proximidad, el cariño y la atención continua hacia la persona residente, la vocación de cuidado, en suma, preside la actuación, como filosofía y comportamiento de la Residencia Arbildu, de nuestras cuidadoras y nuestros cuidadores. Las dimensiones de nuestro centro así lo permiten. Ello facilita la detección precoz e inmediata, entre otros, de los frecuentes casos de depresión senil,  y posibilita así una actuación inmediata. Como tantos problemas y enfermedades mentales, suele ser difícil de detectar si no se observa al individuo con la necesaria atención.

Más información en:https://cutt.ly/CmqpZnr

 

Compartelo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.